El CEO de Agroponiente, Jorge Reig, fue uno de los tres ponentes en el webinar de Revista Mercados sobre la situación actual del tomate

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Ha participado junto a la responsable de proyecto en la Dirección de Productos Frescos de Carrefour España, Alexandra Riera; y el jefe de producto Tomate Iberia en Syngenta Epsaña, Rafael Salinas; moderados por la directora de la publicación, Amalia Del Río

Reig subrayó, entre otras cosas, que “la clave está en la planificación y en poner en valor los aspectos que nos hacen diferenciales y superiores sobre otras zonas productivas”

El CEO de Agroponiente, Jorge Reig, ha sido uno de los tres ponentes que han tomado parte en el webinar sobre la situación del tomate en el ámbito de la comercialización hortofrutícola, que ha organizado esta semana la publicación especializada Revista Mercados. Junto a él, han tomado parte en el encuentro la responsable de proyecto en la Dirección de Productos Frescos de Carrefour España, Alexandra Riera; y el jefe de producto Tomate Iberia en Syngenta España, Rafael Salinas; con la moderación y conducción de la directora de la publicación, Amalia del Río.

El marco del encuentro digital se centró en dilucidar los factores que han conducido al tomate a pasar por el delicado momento por el que pasa en el entorno de la agricultura española. En este sentido, Reig subrayaba que la situación es crítica y así se puso de manifiesto en la última Fruit Attraction, con una caída de volúmenes entre 15 y 20%, especialmente en los ‘comodities’, puesto que se se trata de productos con mucha mano de obra, cuyo coste se incrementa de manera importante, desviándose parte de la producción a otros lugares. Por parto, lo que nos toca es poner en valor elementos que nos haga diferenciales.

Un diagnóstico en el que coincidieron tanto Rafael Salinas desde el punto de vista de la producción de semillas, como Alexandra Riera en el ámbito de la distribución, después de que Amalia Del Río hubiera expuesto una panorámica general de dicha situación, que se ha ido complicando en los últimos años.

De hecho, el CEO de Agroponiente se mostraba muy sincero sobre la situación actual: “yo sí creo que corre peligro que el tomate español corre riesgo, lo cual se ha visto con las caídas de volúmenes que se han producido en los últimos años. Si nos quedamos quietos, va a ocurrir y no hay un botón mágico para evitarlo. Estamos hablando de las especialidades, del mercado español que es una parte pequeña de nuestro mercado y de otros conceptos. Creo que hay que pensar en grande, en todo el mercado europeo, y también por un conjunto de factores, desde la potenciación de las especialidades, la mayor tecnificación y ser competitivos frente a rivales que todavía lo necesitan más que nosotros y, en general, trabajar para que la producción española sea diferencial y aporte un valor con respecto a nuestros competidores. Por ejemplo, en el aspecto del transporte tenemos ventaja, pero tampoco acabamos de ponerlas en valor”.

En cuanto a las razones de esta situación que vive el tomate en la actualidad, Reig reconocía que “realmente no hemos hecho los deberes a nivel general y en el ámbito nacional, no sólo en el tomate. Alexandra ha definido que con el tomate tenemos una joya, puesto que es un producto con glamour, que tiene gancho, atractivo para el consumidor, pero también hay que decir que el tema del sabor y de especialidades suponen un 15 ó 20%, con lo cual, la mayoría de la producción juega su partida en el precio. Y además, hemos vivido momentos como la crisis de hace diez años en el que el consumidor cambió un producto de sabor por un producto barato. Eso nos lleva a que otras localizaciones nos están ganando la partida por la vía de los costes.

Además, el CEO de Agroponiente ponía el dedo en la herida, afirmando que “nosotros no hemos hecho la tarea en cuanto a la integración de la cadena, tenemos un sector muy atomizado y con muchos eslabones en la cadena. Aquí hay un consumidor que compra un producto y quiere que tenga sabor o al menos una apariencia muy buena y que tenga un precio muy bueno. Pero no hemos trabajado en la integración de la cadena para dar esa oferta a lo que quiere el consumidor. Otros sitios están siendo más baratos, sobre todo en el producto comodity, y han provocado que perdamos cuota. Podemos seguir diciendo que somos muy buenos en el sabor, pero lo que hay que pensar es que al final hay una tienda donde pones una caja de un producto homogéneo y al lado un producto con más sabor y el consumidor se lleva la que tiene menos sabor pero tiene un aspecto más homogéneo. Hay que hacer las cosas para saber por qué el consumidor compra el otro y no el nuestro y no seguir peleando entre los estamentos de la cadena para que otros vengan a vender el producto más barato”.

En cuanto al concepto del precio, Reig añadía que “en el sentido de integrar lo que quiere el consumidor, hay que incluir también el precio. Yo no soy partidario de oponerme a otras localizaciones, pero con un matiz importante: cumpliendo la legislación. Existen unas cuotas y hay que exigir que se cumplan. Las normas pueden cambiar cuando sea, pero hay que exigir que cumpla y ser muy duros y críticos en esa exigencia, como también ha de ponerse la misma firmeza a la hora de que todos los orígenes tengan que cumplir las mismas normas en cuanto a seguridad alimentaria. En otros sitios, con mano de obra más económica, que nos están desplazando, como ya se desplazó la producción de judía en España. Creo que la planificación es clave, puesto que hay meses en los que en el tomate no comercializamos porque no somos capaces de coordinar a la producción, la comercialización y a todos los elementos de la cadena. Así, dejamos de vender en abril cuando podríamos llegar a mayo, lo cual da oportunidades a otras localizaciones”.

Finalmente, Reig hacía hincapié en un concepto, en una idea importante, la de que “trabajar bien las especialidades está muy bien, pero no hay que olvidar que éstas suponen un 15 ó 20% de las ventas en este producto. Si nos centramos sólo en eso, estaremos perdiendo una gran parte de la cuota”.